El verano te broncea, te hace salir de casa y, no lo puedes negar, ¡te hace ligar más! Además, tienes la sensación de que la gente (por lo general) está más guapa, más extrovertida y más simpática, ¿verdad?

¿Pero es cierto que el verano afecta a nuestra libido? Francisca Molero, directora del Instituto de sexología de Barcelona, responde a la cuestión:

“Es cierto que tenemos más predisposición y más tiempo de ocio, lo que hace que busquemos momentos para relacionarnos que el resto del año no encontramos”. Además, asegura Molero, “la exposición del cuerpo, el sol que nos broncea, el aire libre, la ligereza a la hora de vestir, todos estos factores hacen que en general disfrutes de todo un poco más y esto incluye algo muy importante: el sexo”.

De hecho, si te preguntas si en verano se practica más sexo que en otras épocas del año, la respuesta se acerca más al sí que al no. Según las sexólogas, “las relaciones sexuales van ligadas a la motivación, y sí, al tener más tiempo libre y estar más contentas, estamos también más motivadas para esta práctica”.

agosto17_2

¿Entonces se puede decir aquello de que en verano aumenta nuestra libido?, según las sexólogas “a nivel teórico, la libido tiene que ver con la motivación de la activación sexual”. Por ejemplo, cuando acabas de enamorarte, cuando has conocido a alguien nuevo, si te sientes bien físicamente, si estás contenta en el trabajo… “Todo ello son impulsos positivos que hacen que te apetezca más tener una relación sexual. Y en verano, hay muchos estímulos externos que nos impresionan de forma positiva”. En conclusión, sí, con el calor no sólo sube el termómetro, también la líbido. ¡Y que siga subiendo! ¿no, crees?

Constata la Sociedad Española de Sexología que las ventas de preservativos y de viagra aumentan cada año por estas fechas, un 15%. De lo cual se deduce que también lo hace la actividad sexual de los españoles, y del resto de los humanos.

Veamos algunas razones:

1 La luz favorece la secreción de oxitocina, dopamina y noradrenalina. Estas tres hormonas intervienen en la atracción sexual y el estado de ánimo. Con las horas de sol aumenta la secreción de vitamina D, lo que dispara la testosterona en los hombres que también estarán más receptivos. La profusión de endorfina y serotonina en ambos sexos alivia el estrés, y mejora la respuesta sexual. Esto se traduce en mayor autoconfianza para comerse el mundo.

2. Abundan los estímulos visuales. Menos ropa, más colores y una actitud más sugerente. Empezaremos a ver más animales apareándose, toda la naturaleza conspira para aumentar el deseo sexual de todas las especies, la humana incluida.

3 . Comemos más frutas con propiedades presuntamente afrodisíacas. La llegada de la primavera nos regala frutas como las fresas, culturalmente implicadas en más de un ritual de sexo, amor y lujo.

4. Bebemos más vino. Hace un par de años, investigadores de la Universidad de Florencia (Italia) reclutaron a 800 mujeres de 18 a 50 años de edad para estudiar si beber vino tinto tenía algún efecto sobre la libido femenina. Los experimentos, de los que se hizo eco la revista Journal of Sexual Medicine, revelaron que consumir una o dos copas de vino al día aumentaba el deseo sexual. Los científicos sugieren que se debe a que los antioxidantes de esta bebida aumentan el flujo sanguíneo en zonas claves del organismo.

5. Empezamos a buscar universos líquidos, como la playa, la piscina o hasta la ducha y eso nos hace más sexys. Como el cambio de temperatura hace más necesario mantenerse frescos y limpios, aumentan los baños, la frecuencia con que nos duchamos, los planes de playa y piscina. Todo eso nos hace sentir más frescos, limpios y apetecibles.

 Tenemos más energía

 Nos sentimos con mejor autoestima

 Se puede cambiar la rutina

 La piel está más expuesta

 Sentimos menos estrés

Tenemos más actividades sociales

 Nos vemos bronceadas y atractivas

 La libido aumenta

disfrutar es salud

Ahora que has visto los motivos para disfrutar del sexo en verano, anímate, relájate y disfruta al máximo de esta linda estación.En definitiva, el verano ayuda a que haya mayor predisposición a la atracción sexual y a los flechazos. Nuestras hormonas, neurotransmisores y sustancias químicas ayudan a que eso ocurra. Y es divertido y apasionante. De hecho, casi todas las canciones del verano se basan en esta experiencia, como está ocurriendo ahora con Despacito. Pero esto es algo diferente al amor romántico o al apego, que puede relacionarse o no. Depende de la motivación de la persona y de sus deseos más profundos. Así pues, en verano disfrutemos de los buenos momentos que podamos sabiendo que el amor romántico pertenece a otro capítulo de nuestro cerebro.

¡En Centros Cristina Álvarez te ayudamos a cuidarte para que te sientas mejor!

No abandones fácilmente tus metas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la politica de privacidad que puedes consultar al pie de este sitio web.