Vamos a mantener nuestra piel joven y no solo con los mejores cosméticos y cuidados faciales. En este caso vamos a hacerlo a la vez que nos alimentamos. Por eso os proponemos intercalar a lo largo del día algunos frutos y alimentos que nos harán la vida más rica en todos los sentidos.


GRANADA

Un alto contenido en polifenoles y ácido elágico que ayuda a frenar la pérdida y el deterioro del colágeno.


BORRAJA

Es una verdura difícil de encontrar en algunas regiones pero te recomendamos que intentes incorporarla en la medida de lo posible a tu dieta porque no solo es un auténtico manjar bien preparada o aliñada sino también porque tiene unas propiedades hidratantes para la piel más que probadas. Además aumenta la elasticidad de las membranas celulares y consigue un aspecto de piel joven y de luz e intensidad de impacto.


Closeup portrait of a beautiful woman washing her clean face with water

Tu piel joven se mantiene mucho mejor si aprendes a cuidarla también desde dentro


UVA BLANCA

Contiene polifenoles que se extraen de la Uva Blanca Chardonnay. Su alto contenido en OPC, los polifenoles capaces de favorecer la microcirculación cutánea, es su secreto mejor guardado. No te preocupes si no es la uva que se da en tu zona porque es muy fácil encontrarla en los nutricosméticos o en muchos comprimidos alimenticios.

TÉ  VERDE

De siempre es conocido por su alto contenido en polifenoles y porque aumenta el proceso que facilita que nuestro organismo queme calorías para producir calor.

CAFEÍNA

Ayuda a que la pérdida de peso sea mayor y más efectiva ya que previene la fatiga mientras realizas cualquier actividad física, especialmente a nivel deportivo. Además reduce la sensación de ansiedad y apetito.

Para conseguir ralentizar nuestro reloj biológico debemos incluir alimentos antioxidantes que, además, nos harán sentir mucho mejor. Se trata de frenar el estrés oxidativo y el prolongando aspecto saludable de nuestra piel. Son nuestros mejores aliados contra los radicales libres, un apartado que bien merece una explicación.


¿Qué son los radicales libres?

Nuestro cuerpo necesita oxígeno para extraer de los alimentos la energía que necesitamos a diario y hacerla llegar a todos los órganos. Todo esto ocurre en nuestra sangre y es la hemoglobina la que consigue que la sangre pueda absorber 50 veces más oxígeno que el agua. Es algo fundamental para que podamos vivir pero su proceso genera inevitablemente los llamados radicales libres encargados de destruir las bacterias y de proteger nuestro organismo. Pero cuando factores externos como la contaminación o el tabaco incrementan su producción más de la cuenta se altera el ritmo adecuado de nuestro cuerpo.

Cada uno de nosotros estamos compuestos por átomos que se agrupan en moléculas y que de manera natural tienen electrones alineados en pareja. Si uno de ellos no encuentra su par es cuando recibe el nombre de radical libre. Como necesita recuperar su estabilidad no se detendrá hasta encontrar la manera de robar un electrón a otra molécula. Cuando por fin lo encuentra además de romper el equilibrio normal transforma a esa molécula en otro radical libre y así continúa el proceso destructivo de las células. Si  a esto sumamos los efectos adversos sobre nuestro ADN, proteínas, enzimas, niveles de calcio y colágeno, el resultado es realmente asolador. Y ahí entra nuestra responsabilidad, la de implicarnos y actuar para combatir esos radicales libres que andan a su libre albedrío haciendo de las suyas.

Como nuestros cuerpo es muy inteligente tiene un sistema de autocontrol para prevenir un aumento desorbitado de los radicales libres. Genera antioxidantes pero no en la medida suficiente para contrarrestar de manera absoluta su acción. Es cuando nosotros, con el tipo de alimentación que elegimos a diario, entramos en acción. Los nutrientes adecuados actúan liberando electrones para que los radicales libres encuentren su pareja perdida y vuelvan a ser las moléculas estables que fueron en el pasado.

Dieta antioxidante

Es tan fácil como seguir la lógica que siempre nos han inculcado las abuelas con su dieta sana. En ella no pueden faltar ni frutas, ni carnes, ni verduras y estarás cada vez más cerca de mantener tu piel joven.

Vitamina A

La zanahoria, el queso y las espinacas son perfectas para tomar la dosis de vitamina A necesaria. Tus membramas celulares te lo agradecerán.

Vitamina E

Es uno de los antioxidantes más eficaces ya que se trata de una grasa soluble que convierte en inútiles a los radicales libres e impiden, de esta manera, que dañen los tejidos. El aceite de oliva, las nueces, el pavo, los espárragos o la col la tienen.

Caroteno

La sandía, la uva o el kiwi son magníficos portadores de caroteno que unido al tocofenol protege a las células de los daños que pueden sufrir en sus membranas.

Agua

Debemos beber al menos un litro y medio cada día. Fundamental para mantenernos hidratados pero también para ayudar a nuestro proceso digestivo. Además facilita la eliminación de los materiales de deshecho.

Vitamina C

Nos sirve como la primera línea de defensa antioxidante. El melón, el tomate y la fresa son perfectos para conseguirlo.

Vitaminas B2, B6 y B9

Son agentes defensivos de las membranas celulares y nos ayudan a sintetizar el colágeno. Contienen vitamina B2 la ternera, el aguacate o los guisantes. El pollo, B9.

Además podemos complementar nuestros menús diarios con complementos nutricionales como la levadura de cerveza o la soja. Así podemos cubrir por completo la cantidad diaria recomendada de las sustancias antioxidantes que necesitamos para nuestra vida. Como ves son casi infinitos los alimentos antiaging que nos harán sentir mejor. ¿A que nunca te habías planteado que pudieran hacer tanto por nosotros y por nuestra piel joven?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la politica de privacidad que puedes consultar al pie de este sitio web.