Sudar, y especialmente en verano, es algo natural y saludable ya que nos ayuda a regular nuestra temperatura corporal. El problema surge cuando se convierte en una patología conocida como hiperhidrosis. Los problemas añadidos van más allá de las molestias puntuales que pueda provocar. Lo peor son las dificultades en las relaciones sociales y laborales.

En nuestro país afecta a más de 300.000 personas y suele detectarse entre los 20 y los 25 años. De hecho, un 1% de la gente transpira más de la cuenta debido a un mal funcionamiento de su sistema simpático. Y aunque existe un componente genético no se conocen las causas que pueden llegar a provocar la hiperhidrosis, un sudor que avergüenza. Suele presentarse en axilas, cara, pies y, de manera muy molesta en la palma de la mano.

Provoca situaciones de estrés y avergüenza a quiénes la padecen, provocando un impacto en su calidad de vida. La medicina ha avanzado hasta el punto de ofrecer soluciones.

  • antitranspirantes  como el cloruro de aluminio.
  • la estimulación eléctrica (iontoforesis).
  • el tratamiento con toxina botulínica.

En el Centro Médico Cristina Álvarez, se trata mediante este último procedimiento. El objetivo es eliminar el exceso de sudoración mediante el bloqueo de la transmisión de los impulsos nerviosos a las glándulas sudoríparas.

El procedimiento puede durar varios minutos, empieza a funcionar entre 3 y 10 días y tiene una duración de 7 a 12 meses.

No es necesario seguir sufriendo por ese sudor que avergüenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la politica de privacidad que puedes consultar al pie de este sitio web.