Si Cleopatra levantara la cabeza diría exactamente eso “hilos mágicos, venid a mí”. Porque una cosa son las películas que nos hemos montado imaginando a la mujer más guapa del mundo en brazos de César, y otra muy distinta, la del rostro que tendría si llevara la vida de estrés de ciudad a la que estamos acostumbradas el resto de las mortales. Así que os proponemos convertiros en la nueva Reina de Egipto con una técnica realmente revolucionaria.

Y ¿para qué sirven? Muy sencillo. Para rejuvenecer y acabar con la temida flacidez o combatirla antes de que aparezca.


Beneficios de los hilos mágicos:


  • Tiene los efectos de un lifting pero resulta mucho más natural.
  • Evita las consecuencias de un tratamiento agresivo porque utiliza los recursos propios de la piel.
  • A diferencia de un lifting con hilos tensores, los hilos mágicos, no llevan sutura, así que adiós alergias o intolerancias.
  • Se aplica una crema anestésica y en tan solo 20 minutos puedes irte a casa.

Lo dicho, Cleopatra, que según cuentan, no era tan guapa como rezan las leyendas, pediría cita ya mismo en el Centro Médico Cristina Álvarez. Seguro que la piel tersa y joven le vendría de perlas para seguir gozando de esa fama de bella que ha dado la vuelta al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la politica de privacidad que puedes consultar al pie de este sitio web.