La depilación se ha convertido en un ritual cotidiano en nuestras vidas. Ir depilado es, para la mayoría de las personas, algo imprescindible sin importar la ocasión.

No sólo por una cuestión estética, en el caso concreto de muchos deportistas también supone una gran ventaja porque al no tener vello se evitan estirones en los masajes, la cicatrización de heridas es más rápida y en la mayoría de los casos ayudan a mejorar las marcas como los nadadores. Además la eliminación del vello ayuda a reducir la sudoración y el mal olor.

Cuando elijas el tipo de depilación que vas a hacerte, ya sea definitiva o temporal, debes tener en cuenta tu tipo de piel, está altamente recomendada la depilación láser para pieles con problemas en el crecimiento del vello (foliculitis).