Saltear al contenido principal

Patas de gallo: las arrugas que ensucian la juventud de tu mirada

Patas De Gallo: Las Arrugas Que Ensucian La Juventud De Tu Mirada

A lo largo de nuestra vida expresamos muchas emociones con el rostro: enfado, alegría, tristeza… Y eso se va reflejando en nuestra cara con las llamadas arrugas o líneas de expresión. No podemos evitar reinos, emocionarnos o sorprendernos, pero lo que sí se puede evitar es la aparición de este antiestético problema en nuestra cara. Una de las arrugas que más se ven y que más estropean nuestra juventud son las denominadas patas de gallo. Aparecen alrededor de los ojos y ensucian nuestra mirada, añadiéndonos más años de los que en realidad tenemos. Acabar con ellas y que no vuelvan a aparecer es el deseo de muchas mujeres y hombres en todo el mundo. Aquí encontrarás las mejores soluciones para recuperar tu mirada y evitar que el problema se repita.

Principales consecuencias de las patas de gallo en los ojos

¿Por qué se producen las patas de gallo? Las patas de gallo, además de aparecer por la expresividad de nuestro rostro, como anteriormente hemos mencionado, también suelen proliferar por diferentes aspectos de salud, tanto de nuestra piel, como otros problemas internos o carencia de sustancias:

  • Genética heredada de tu piel: si tus antecesores eran propensos a tener patas de gallo, seguramente tiendas a padecer este problema antes y con mayor gravedad.
  • Falta de hidratación interna y externa: hay cremas específicas para el contorno de ojos que evita la aparición de las patas de gallo. Al igual que beber dos litros de agua diarios. ¡No hay excusas!
  • Factores externos como la polución o el sol: no usar un factor de protección adecuado de manera diaria (mínimo con un SPF de 30) o cremas que nos ayuden a que la contaminación y los agentes externos se impregnen en nuestra piel, hacen que este tipo de arrugas aparezcan antes.
  • Tensión ocular y falta de visión: si no vemos bien, la tendencia natural de todas las personas es entrecerrar los ojos y, si lo hacemos delante de un espejo, nos vamos a dar cuenta de que, al hacerlo, aparecen las tan temidas patas de gallo. 
  • Problemas en el hígado: aunque es un problema mayor, no debemos dejarlo de lado ya que es uno de los principales motivos por los que aparecen las patas de gallo. Sí, por sorprendente que te parezca, un hígado debilitado prolifera este tipo de arrugas.

¿Cómo quitar las patas de gallo?

Además de la cosmética y un estilo de vida saludable, hay dos formas que pueden erradicar las patas de gallo que ya se encuentran instaladas en tu mirada. Tanto la cirugía, como los tratamientos de medicina estética con los que no es necesario pasar por quirófano pueden acabar con este problema de manera efectiva y duradera. Si, como muchas personas, no quieres asumir los riesgos que conlleva el bisturí, deberías ponerte en las manos expertas de los médicos estéticos de los Centros Cristina Álvarez para que te asesoren de su tratamiento, como la solución específica para eliminar este tipo de arrugas sin correr los típicos peligros que supone una operación.

Eliminar patas de gallo sin cirugía

Si estás pensando en volver a recuperar toda la juventud de la mirada sin pasar por quirófano, en los Centros Cristina Álvarez contarás con la tecnología LPG Total Mirada, con la que descongestionarás los ojos, eliminarás bolsas, difuminarás ojeras y, lo más importante, acabarás con las tan antiestéticas patas de gallo. Gracias a esta última aparatología de Cristina Álvarez, tu mirada volverá a ser la de siempre y recuperará esa luminosidad y firmeza, los grandes sinónimos de la juventud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search