Saltear al contenido principal

Mitos y mentiras sobre los tratamientos faciales

Mitos Y Mentiras Sobre Los Tratamientos Faciales

Los tratamientos faciales son uno de los rituales de belleza más incomprendidos que hay. A menudo vistas como ineficaces o innecesarias, estas prácticas rara vez son consideradas dentro de una rutina para el cuidado y salud de la piel, por su elevado precio o por desconocimiento. Sin embargo, deben considerarse como parte esencial para el bienestar de nuestra piel por sus innumerables beneficios y excelentes resultados. A continuación, exponemos algunos de los mitos y mentiras sobre los tratamientos faciales que no debes creerte.

Son ineficaces
Esta idea proviene de la creencia de que, si no se ven resultados inmediatos después de un tratamiento facial, el tratamiento no funciona. ¡No es verdad! Incluso tras una primera sesión del procedimiento, la apariencia de tu piel ya se ve mejorada. Sin embargo, es importante darse cuenta de que los tratamientos faciales son como ir al gimnasio: los mejores resultados se ven a largo plazo y con visitas regulares.

Mismos tratamientos en casa por mucho menos
Probablemente se pueden encontrar productos que ofrecen resultados similares por un precio muy atractivo y en un tiempo récord, pero nunca obtendrás los resultados que te puede dar un centro de estética profesional. En los centros de estética se realizan estudios personalizados donde se analiza el tipo de piel de cada paciente para determinar qué tratamiento y productos son más efectivos y así ofrecer unos resultados insuperables.

Un tratamiento facial arreglará todos los problemas de la piel
Los faciales están destinados a ser preventivos. No están diseñados para solucionar todos los problemas de la piel, pero acudir a un centro estético con regularidad ayudará a prevenir otros futuros. Se deben ver los tratamientos faciales como tratamientos en lugar de como curas milagrosas.

Son dolorosos
Algunas personas dicen que los tratamientos faciales son una experiencia que te pone los pelos de punta, y no por placer, ¡sino por miedo! Siempre se puede esperar una experiencia placentera, no dolorosa, al realizarse un tratamiento facial. El objetivo de los centros de estética profesionales es que te sientas como en casa y brindarte una experiencia relajante y calmada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search