Saltear al contenido principal

Mejorar la memoria

Si buscas alimentos buenos para mejorar la memoria con el fin de rendir más, de alimentar tu inteligencia y mejorar tu nivel de concentración, lo mejor será que empecemos hablando de una serie de alimentos que nos ayudan, y de qué manera, a estar en forma mental. Y ahora que estamos recuperando todos nuestra rutina es importante que tomemos buena nota.

Plátanos

Tienen un altísimo contenido en potasio y eso nos ayuda a reducir la tensión arterial y a mantener nuestro cerebro activo. Hay estudios que ratifican que el rendimiento en un examen de aquellos estudiantes que habían comido plátano antes de iniciar el ejercicio es mucho mejor que el de los que no lo habían consumido. De hecho, en una escuela de Twickenham, en Middlesex, 200 estudiantes comieron plátanos en su desayuno, descanso de media mañana y comida con el objetivo de estimular su poder mental y los resultados fueron más que satisfactorio.

Además es rico en vitaminas C y B6 y en minerales esenciales como el ácido fólico.

Incluso puede ayudar a prevenir la depresión. Los plátanos contienen triptofán, un aminoácido que nuestro cuerpo es capaz de convertir en serotonina. Es una manera muy saludable de relajarnos y mejorar nuestro estado de ánimo ya que nos hace sentir mejor y, en definitiva, más felices.

Es ideal también para combatir casos de anemia por su alto contenido en hierro ya que estimula la creación de hemoglobina en nuestra sangre. Además tiene la capacidad de reducir el riesgo de infartos por su bajo contenido en sal y su alto contenido de potasio. Hasta en un 40% dicen algunas investigaciones que puede reducir el riesgo de muerte por infarto.

Remolacha

Sus altos contenidos en nitratos incrementan la llegada del oxígeno al cerebro al dilatar nuestros vasos sanguíneos. Por eso es capaz de mejorar la memoria, nuestra capacidad de concentración y la capacidad de comprensión. Sabíamos que mejoraba el rendimiento físico pero además ahora sabemos que también mejora nuestro rendimiento mental y a combatir, en alguna medida, casos de demencia. Un grupo de investigadores del Translational Science Center de la Universidad de Wake Forest en Estados Unidos ha realizado un estudio con el que han conseguido afirmar que el aumento del flujo sanguíneo que proporciona la remolacha no solo mejora el rendimiento muscular sino también el de nuestro cerebro. Cuando nos hacemos mayores algunas áreas del cerebro no reciben el flujo sanguíneo correcto lo que provoca demencia y pérdidas de memoria. Así que tomar un buen zumo de remolacha es más que recomendable para mejorar la memoria.

Té verde

Si eres de esas personas que no te puedes resistir a una segunda taza de café recomendamos que pruebes de vez en cuando a sustituirla por el té verde. Te ayuda a mantener los ojos bien abiertos porque combina una dosis baja en cafeína con la teanina que es un aminoácido que ayudará a concentrarte y a mejorar tu estado de atención y alerta. No solo mejora nuestra memoria sino que puede servir de gran ayuda para los despistados. Así como suena, ya que puede influir en la mejora de nuestra ubicación espacial. Es un estudio realizado en la Universidad de Chongqing en China que asegura que el té verde puede tener un efecto más que beneficioso en ese sentido. Es el epigalocatequin galate, o conocido como EGCG el responsable. Y lo hace al impactar en la generación de células neuronales y que afecta a la información de la memoria a largo y a corto plazo. Las pruebas las hicieron con ratones y los que tomaron EGCG descubrieron unas plataformas en los laberintos colocadas estratégicamente antes que sus colegas que no habían consumido su dosis de té verde.

Sal yodada

Según un estudio de la  Agencia Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos el uso de sal yodada ha mejorado el cociente intelectual hasta en 3 puntos y medio. Y aconsejan especialmente a las mujeres embarazadas que no olviden incorporar el yodo a su dieta porque puede impedir el buen desarrollo cognitivo del bebé. De hecho el yodo facilita el correcto funcionamiento de las neuronas consiguiendo mejorar la memoria. Por eso las sociedades de nutrición y endocrinología recomiendan hacer algo tan sencillo como sustituir en nuestra dieta la sal normal por sal yodada. Un acto tan simple nos ayuda a incrementar los suplementos de yodo que mejoran las funciones cerebrales siempre que no existan ningún tipo de carencia patológica.

Pescado azul

El Omega 3 que contienen atún, sardinas, anchoas o el salmón nos ayudarán a mejorar el estado de nuestras neuronas. Así que si quieres que tu cerebro esté en forma no te olvides de tomar tus dosis semanales de pescado azul. Contiene proteínas y lípidos así como una buena dosis de vitamina B, además de minerales como el hierro, cobre, fósforo. calcio y zinc. Una investigación llevada a cabo en la Universidad Cattolica Sacro Cuore en Roma y publicada en 2012 en la revista científica Current Nutrition & Food Science asegura que tomar pescado graso, rico en ácidos eicosapentanoico y docosopentanoico, podría llegar a prevenir una de las enfermedades más temidas de nuestro siglo, el Alzheimer. Los ácidos que contiene el pescado azul trabajan para combatir el estrés oxidativo de nuestras células nerviosas.

Por cierto, se sale de nuestro cinco imprescindibles pero tomar una tapita de buen jamón tampoco está de más para mejorar nuestra agilidad mental. Lo único malo es que deberíamos comer grandes cantidades de jamón para conseguir tomar la cantidad de zinc recomendada, al menos 1 kilo. Pero eso no deja de ser una buena excusa para seguir disfrutando de uno de nuestros productos por excelencia. Además de estar riquísimo nos ayuda a pensar un poco más, y eso, mientras lo disfrutas en compañía sienta todavía mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search