Saltear al contenido principal

Hiperhidrosis tratamiento bajo control

Hoy os hablamos de hiperhidrosis, un problema que se hace especialmente molesto con la llegada del buen tiempo. Sudar es algo sano y natural, fundamental para nuestro organismo, pero puede convertirse en una auténtica molestia cuando se padece sudoración excesiva. Y no solo en axilas, quiénes lo padecen en las manos ven impedidas incluso algunas de sus actividades tan cotidianas como coger un boli o estrechar la mano para saludar. Por fortuna, los avances son tan grandes que ya se cuenta con sistemas realmente revolucionarios y muy efectivos para acabar con el problema.

Y ahora viene cuando os preguntáis ¿y el problema añadido al sudor y que resulta tan molesto también para quiénes nos rodean, el olor? También queda solucionado con los avances hiperhidrosis tratamiento de los que os vamos a hablar .

¿Qué influye en la hiperhidrosis?

Solo en nuestro país se calcula que unas 300.000 personas sudan en exceso y de esta patología son culpables varios factores.

  • Glándulas sudoríparas muy activas
  • Situaciones de estrés y ansiedad
  • Trastornos en los niveles de glucosa
  • Estar pasando la menopausia
  • Hipertiroidismo
  • El consumo de ciertos medicamentos o sustancias
  • Otras enfermedades que provocan temporalmente hiperhidrosis

Hasta ahora se combatía con antitranspirantes que provocan la taponación de los conductos sudoríparos especialmente a base de sales de aluminio, con medicamentos, sobre todo cuando la causa del exceso de sudoración es algo temporal como el estrés, y de manera más reciente, con bótox aplicado en la zona y que tiene efectos durante unos siete meses aproximadamente. Pero la última revolución es Sudor Off.

Son ondas dieléctricas que aumentan la temperatura en el tejido tratado con el fin de atrofiar las glándulas sudoríparas y disminuir la cantidad e intensidad de la sudoración.

Funciona de manera realmente segura en aquellos casos en los hay diagnosticada un exceso de sudoración.

¿Cuáles son sus ventajas?

  1. Su aplicación es local y ambulatoria.
  2. No necesita anestesia.
  3. Sesiones cortas de unos 20 minutos de duración.
  4. Se notan los efectos desde el primer día.
  5. Los resultados son óptimos después de 6 sesiones seguidas y con solo un refuerzo pasados los 6 meses y el año.

De esta manera no solo conseguimos controlar la hiperhidrosis sino el estrés que provoca y recuperar  la normalidad en las relaciones sociales y laborales. Está claro que los avances médicos, una vez más, nos hacen la vida mucho más fácil y solucionan problemas que hace unos años parecían incurables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search