Saltear al contenido principal

Beatriz Tudanca, fotos con alma

Beatriz Tudanca es hoy la protagonista de nuestro post. Y os preguntaréis ¿por qué? Me gusta hablar de belleza, eso está claro. Pero también de la que viene envuelta en los pequeños detalles. Por eso hoy os voy a contar historias que se esconden detrás de las fotografías que retratan los momentos más importantes de nuestra vida. Y he tenido la suerte de conocer a una auténtica experta en retratarlos. Se llama Beatriz Tudanca y lleva 6 años dedicándose a “fotografiar el alma”, especialmente en las bodas. Lo cierto es que el resultado es de los que te pone la sensibilidad a flor de piel.

Fotos con alma

“Quiero que las personas que decidan que yo les acompañe en uno de los días más importantes de sus vidas, sean conscientes, y realmente quieran, que sea yo la que inmortalice esos momentos único e irrepetibles, y no otro, que no les valga “cualquiera”. Ahora mismo con mis fotos y mis reportajes cuento historias, sus historias. Mis fotografías tienen que leerse en conjunto, ya que cada una de las fotos que hago tiene un por qué, no está hecha al azar y con la lectura de todas, cuento una historia. Afortunadamente, he dejado de ser un mero “servicio” más de la boda, para convertirme en alguien verdaderamente importante es su gran día. Soy yo la que voy a conseguir que sus instantes más bonitos duren para siempre, y que mis fotografías sean sus recuerdos de mañana.”

¿Qué diferencia a los reportajes de Beatriz Tudanca?

Trata de contar historias, sus historias, pero vista desde una perspectiva diferente, como si Beatriz Tudanca fuera una mera espectadora o una invitada más…, sólo así consigo captar momentos, sentimientos, miradas…

“En cierta ocasión alguien me dijo que la fotografía de bodas se limitaba a hacer fotos sin más, y en parte tenía razón, aunque afortunadamente eso está cambiando y mucho. Si revisas webs de fotógrafos de boda, la gran mayoría pone muchas fotos sueltas, de una boda, de otra… Son fotos espectaculares algunas, pero no cuentan nada… Lo que yo trato de hacer, es captar sensaciones y emociones, sentimientos, miradas…, realmente fotografías que quizás sueltas no te dirían mucho, pero en su conjunto te adentran en la historia y llegan a tocarte el corazón. Creo que es muy importante que la gente vea mi trabajo desde el principio, y vea el conjunto, el día entero, sólo así puedes hacerte a la idea de lo que realmente es el trabajo de un fotógrafo y que se quiere conseguir en cada reportaje.”

Fotografiar una boda no es fácil, hay muchos cambios de escenario, de luz, independientemente del manejo de la cámara y de la técnica. Un buen fotógrafo de bodas tiene que contar una buena historia, es, en definitiva, un narrador.

Psicóloga al instante

Beatriz, como muchos fotógrafos, pasa muchas horas con los protagonistas de sus reportajes, hasta el punto de que, en muchas ocasiones, llegan a sincerarse con ella. Al final, se relajan de tal manera que el resultado de las fotografías no puede ser más natural.

Hay que empatizar, ponerse en la piel del otro y pensar en que es lo que te gustaría que te hicieran o dijeran a ti en la misma situación, me comenta Beatriz. “El día de la boda hay un cúmulo de emociones y los sentimientos están a flor de piel. Hay que hablarles y tratarles con mucha delicadeza y sobre todo dejarles que sean ellos mismos, no forzar ninguna situación. Son ellos los que marcan el ritmo siempre, es su día y hay que hacérselo saber en todo momento”.

“Además yo tengo mucho contacto con mis parejas,- me comenta-, date cuenta que desde que me contratan hasta la fecha de su boda puede pasar un año, por lo que hacemos siempre una preboda (sesión de pareja antes de la boda), que hace que pierdan el miedo a la cámara, me conozcan más a fondo y yo a ellos, hablamos mucho en estas sesiones, ya que se hacen sin ninguna prisa, de esta manera se dan cuenta que es todo mucho más fácil de lo que se imaginan, ya que no les hago hacer nada en especial, simplemente que sean ellos mismos y se comporten como si yo no estuviera. Con esta sesión, el día de la boda están mucho más relajados contigo y confían plenamente en ti, porque ya han visto como trabajas, como les diriges y, lo más importante, han visto el resultado.

En muchos casos se crea un vínculo tan fuerte que llega a mantener el contacto después de sus bodas hasta convertirse en amigos.

 

Los detalles que tanto importan

Algo que diferencia las fotografías de Beatriz Tudanca de otras es el protagonismo que cobran los detalles. Para ella son parte de la historia que está ocurriendo en esos momentos. “Una novia elige sus zapatos, su peinado, su pulsera… por algún motivo… En una boda todo tiene un porqué y está hecho así por alguna razón. Date cuenta que en la mayoría de los casos, se pasan un año preparando ese día, y al final, gracias a mis fotografías, es el recuerdo que les va a quedar. Mis imágenes son sus recuerdos del mañana, todo lo demás se esfuma cuando pasa el día, el vestido se guarda, los zapatos igual…, etc, lo que les quedan son esos recuerdos transformados en imágenes, por lo que considero que es muy importante fotografiar todos los detalles que ellos han preparado con tanta dedicación.”

Queda claro que si estás buscando quién plasme un momento especial de tu vida, Beatriz Tudanca te ofrece algo más que un reportaje de calidad profesional. El resultado vendrá con el alma y las emociones que no volverán a repetirse nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search