Saltear al contenido principal

Cómo ponerse morena

Desde hace ya unos cuantos años, los cánones de belleza actual están asociados con una piel bronceada. Con la llegada del verano son muchas las personas que quieren lucir una piel bronceada y sin daños en ella que posteriormente pueden generar problemas en nuestra piel causándonos manchas o asuntos más importantes. En este artículo te daremos las claves para lucir una piel bronceada y sin riesgos.

En primer lugar, hidratarse la piel de manera continuada es una de las claves para obtener un bronceado de éxito. Se suele pensar que, si hidratas y proteges tu piel con cremas solares, no se consigue ese deseado moreno, pero nada más lejos de la realidad. Con estas cremas hidratantes y bronceadores, mejoraremos la elasticidad de nuestra piel, evitamos la sequedad en ella y combatimos todas aquellas manchas que se pueden llegar a surgir por un exceso de exposición a los rayos solares, no solo durante un día sino durante muchos años. A parte, también cabe destacar que realizando una buena hidratación el bronceado se prolonga.

En segundo lugar, exfoliarse la piel un día antes de exponerte a los rayos solares. Con esto se consigue que liberemos los restos de pieles muertas. Es aconsejable realizarlo una vez por semana para ir eliminando esas pieles muertas. A parte, con el exfoliado conseguirás que tu piel se encuentre en perfecto estado. Debes realizarte esta exfoliación antes de exponerte a los rayos solares y después.

En tercer lugar, realiza una dieta rica en frutas y verduras. Para conseguir más rápido un color bronceado, primero tendremos que saber qué células son las que provocan el color moreno. La melanina es el pigmento responsable de nuestro color de piel, con los rayos solares éstos se estimulan, generando más pigmentación que es la que nos proporciona ese color moreno. Esto puedes conseguirlo con alimentos como la zanahoria, tomates, espinacas, calabaza, lechuga o mango.

En cuarto lugar, utilizar cremas, como por ejemplo Aftersun. No solo utilizando esas cremas se hidrata la piel, sino que además se le proporciona esa elasticidad que se pierde por una continua exposición a los rayos solares. Es recomendable aplicarla después de tomar el sol y después de la ducha. En quinto lugar, evitar pelarse. Nunca te expongas al sol sin protección solar. Y en sexto lugar, alternar crema solar con aceite bronceador. Es recomendable aplicarse crema solar y entre medias aplicar bronceador con extractos de zanahoria o coco para conseguir que tu bronceado sea más dorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search